¿Enrojecimiento en la piel?

¿Te has preguntado alguna vez a qué se debe el enrojecimiento de la piel, y los pequeños vasos sanguíneos visibles en nariz o mejillas? Si consideras que es algo común en muchas personas , permítenos decirte que no es así. Estos síntomas podrían ser indicio de una afección conocida como cuperosis, y queremos enseñarte a prevenir su empeoramiento. 

 

El enrojecimiento o los vasos visibles en el rostro aparecen debido al funcionamiento anómalo del sistema venoso del rostro, que provocan la dilatación de los vasos sanguíneos. Estos síntomas pueden ser temporales, o durar un poco más de tiempo. Las principales razones por las que puedes notar que este enrojecimiento empeora son los cambios drásticos de temperatura y una alimentación inadecuada, con exceso de platos calientes y picantes o bebidas alcohólicas. 

 

Los vasos superficiales dibujan una telaraña rojiza visible en el rostro. Las aletas de la nariz, los pómulos y las mejillas son las zonas más afectadas. Esta anomalía está presente sobre todo en pieles sensibles, por lo que es necesario un cuidado especializado para paliar sus efectos. 

 

Es importante elegir los productos cosméticos y tratamientos estéticos adecuados para este tipo de afección, y sobre todo, para las pieles sensibles, vulnerables a cualquier componente que pueda irritar la piel.  Pero, los cuidados dermocosméticos pueden servir de gran ayuda para aliviar las alteraciones en una piel sensible. Para ello, estos cuidados deben ser hidratantes, calmantes, no oclusivos, aptos para piel sensible y deben contener propiedades vasculoprotectoras. Se recomienda utilizar también productos limpiadores respetuosos y limitar el contacto con el agua de grifo.

 

Desde Inmaculada Manzano Beauty Care queremos recomendarte nuestro tratamiento reparador estrella, de la mano de Natura Bissé: LA CURA. Este tratamiento es extremadamente fortalecedor. Un ritual que restaura, purifica e hidrata tu piel otorgándole una cura integral tras un protocolo meticuloso. Gracias a su increíble poder curativo y a la suavidad de sus elementos, este tratamiento puede realizarse cada 15 días o cada mes para mantener el cuidado de tu piel sensible, con un resultado óptimo y duradero.

 

Llámanos o ponte en contacto con nosotras  y te facilitaremos toda la información que necesitas sobre los mejores cuidados para la piel sensible. No lo dudes. Tu piel lo agradecerá.

Abrir chat